Dieta para los gases y flatulencia

El gas en el tracto gastrointestinal superior proviene de aire deglutido (aire tragado). Esto se puede disminuír:

– comiendo lentamente,

-comiendo con la boca cerrada y

-cuidando no tragar aire mientras se bebe.

Puede haber también la deglución frecuente y repetitiva de aire debido a dentaduras postizas mal ajustadas, consumir chicle o usar tabaco. Otra causa puede ser el “aspirar” con pitillos, botellas de boca estrecha, puros, cigarrillos y pipas. Puede producirse por consumir alimentos que contienen aire, como las bebidas carbonatadas y la nata montada.

En cuanto al tracto gastrointestinal inferior, las grandes cantidades de aire expulsados por el recto indican un exceso de fermentación bacteriana y sugieren malabsorción de un alimento fermentable (productor de gas cuando no se digiere adecuadamente). Causas de ello puede ser:

-grandes cantidades de fibra dietaria -almidones

-lactosa en personas que son deficientes en la enzima lactasa (intolerancia a          la lactosa)

-sorbitol

-consumo excesivo de fructosa (frutas) o sucrosa. 

ES IMPORTANTE SEÑALAR QUE LA RESPUESTA A LOS ALIMENTOS ES MUY INDIVIDUAL, por lo que se recomienda ir probando de uno en uno los diferentes alimentos, comenzando con aquellos que se consumen con mayor frecuencia. Es necesario tener paciencia, pero no es imposible.

En relación a ésto es aconsejable suprimir los alimentos de uno d cada vez, para identificar el o los alimentos causantes de los gases. Los alimentos que causan gases con mayor frecuencia son:

-Leche, helado y nata. Si se identifica la leche como agente causal, probar a continuación leche “sin lactosa” o “deslactosada”.

-Legumbres: Lentejas, frijoles, caraotas.

-Cereales con salvado, cantidades excesivas de derivados de trigo,

-Repollo, coliflor, brócoli, cebolla, pepino, papa, batata, rábanos, guisantes, semillas de soya, alcachofas, levadura.

-Frutas: Manzana, plátanos, ciruelas pasas, pasas, melón, patilla

-Edulcorantes tipo sorbitol o manitol, contenidos en algunos dulces “dietéticos” y gomas de mascas sin azúcar.

-Alimentos con elevado contenido en grasa, como frituras, carnes grasas, salsas cremosas.

Otros factores que pueden contribuir son: Acostarse después de comer, inactividad, stress. Es muy aconsejable caminar, pues favorece el movimiento del intestino, además de combatir el stress.

Hasta pronto,

Dra. Marta Suárez Argüelles

 

 

Advertisements

¿Son efectivos los suplementos de antioxidantes para reducir la mortalidad en personas sanas y en pacientes con enfermedad?

Los antioxidantes no previenen la mortalidad en voluntarios sanos ni en pacientes con enfermedades específicas.

Adicionalmente, algunos de estos productos podrían aumentar la mortalidad.

Los suplementos con antioxidantes deben ser considerados como productos medicinales y ser sometidos a controles.

Fuente:
Antioxidant supplements for prevention of mortality in healthy participants and patients with various diseases. Bjelakovic G, Nikolova D, Gluud LL y colaboradores. Cochrane Database of Systematic Reviews 2012; 3
Medline Pearls / Biblioteca RIMA

¿ Cuántas son las pulsaciones máximas para un ejercicio seguro ?

Antes de comenzar un plan de ejercicios siempre es conveniente ser evaluado por su méico de confianza. Si no hay contrinadicaciones, las pulsaciones máximas para un ejercicio seguro se calculan de la siguiente manera:

1. Tómese sus pulsaciones en reposo, preferentemente por la mañana.

2. Establezca sus pulsaciones máximas sustrayendo su edad de 220.

3. Obtenga la diferencia entre ambos.

4. Esto se llama su reserva de frecuencia cardíaca de reserva.

5. Multiplique su frecuencia cardíaca de reserva por 0.6

6. Sume este resultado a su frecuencia cardíaca de reposo.

Hagamos un ejemplo para una persona de 40 años que se ejercita 1 hora tres veces a la semana; con unas pulsaciones (frecuencia cardíaca) en reposo de 80 ppm (pulsaciones por minuto):

1. Sustraemos 220 – 40: 180 ppm.

2. Sustraemos 180 – 80: 100 ppm. Esta es la frecuencia cardíaca de reserva.

3. Multiplicamos 100 x 0.6: 60 ppm.

4. Sume 60 más 80: 140 ppm.  Este resultado (140 ppm)  es la frecuencia cardíaca máxima segura durante el ejercicio.

Este cálculo no aplica a personas entrenadas o deportistas de élite, pues en las personas que realizan mucho ejercicio la frecuencia cardíaca, normalmente, es menor que el resto de los sujetos.

Combata la obesidad eliminando lo que le induce a comer

Es muy fácil dejar que la comida se salga de control. Antes que se de cuenta, ha terminado toda una bolsa de patatas fritas o ha vaciado un paquete completo de galletas. ¿Cómo empezar a cambiar esos hábitos autodestructivos?

-Coma cuando tenga hambre- no cuando el reloj lo indique.
-Si tiene hambre a todas horas, pídale a su especialista de nutrición que le ajuste el plan alimentario. Muchas veces se come por aburrimiento o ansiedad. Si es así, distráigase con algo positivo: llamar a un amigo, hacer un mandado, salir a caminar o hacer otro tipo de deporte.
-Antes de comer algo, imagine las consecuencias.
-Elija lugares apropiados para comer: la cocina, el comedor, la cafetería de los empleados o los restaurantes locales, y coma en esos lugares, acompañado de otras personas, si es posible.
-Cuando coma, concéntrese en comer. No vea la TV, no lea, no hable por teléfono y no trabaje. Cuando una persona está distraída, ingiera velozmente una cantidad de comida mayor, y ni siquiera la disfruta.
-Durante la comida, no coloque fuentes para servir en la mesa. Sirva la comida en la cocina, para evitar repetir.
-Guarde los alimentos fuera de la vista, ya que son una tentación. Ponga los alimentos no perecederos en los anaqueles y los perecederos en recipientes opacos en el refrigerador. Disponga de bocadillos, frutas y verduras preparadas en un lugar de fácil acceso.
-Ensaye a decir no a los alimentos no saludables y a las raciones grandes- y cúmplalo. Igualmente importante, practique decir sí a los alimentos saludables, incluyendo las frutas y las verduras.
-No guarde alimentos poco saludables ricos en calorías Si están fuera de la casa, están fuera de la boca!

Dra. Marta Suárez Argüelles